Glosario – a f

Compromiso: es un estado motivacional que influye en el esfuerzo y la persistencia que el atleta pone en su deporte, especialmente cuando se enfrenta a obstáculos. El nivel de compromiso de los atletas varía a lo largo de su carrera. El compromiso de entrenar, descansar y recuperarse se considera uno de los primeros pasos hacia la excelencia.

Activación: es el nivel de intensidad del comportamiento. Al estar activados, nos preparamos a nivel fisiológico (ej. aumentando la frecuencia cardiaca) y psicológico (ej. aumentando la atención) para nuestro rendimiento. Ciertas tareas se ven facilitadas por niveles específicos de excitación, por ejemplo, un arquero necesitará tener un bajo nivel de activación para apuntar al objetivo y soltar la flecha con precisión. Por otro lado, le será más útil a un artista marcial durante un combate estar más activado cuando se enfrente al rival. Si pensamos en un continuo, en un lado estaríamos durmiendo profundamente, en el medio estaríamos despiertos y en el otro extremo, muy emocionados. De todas maneras, la excitación no es ni positiva ni negativa sino neutral. La excitación se puede medir fisiológica, bioquímicamente y mediante cuestionarios. Las teorías relevantes sobre la excitación y el rendimiento son: teoría del impulso o drive, teoría de la U invertida, la teoría de la catastrofe, y la zonas individual de funcionamiento óptimo.

Atención: procedente del latín attendere: dirigir la mente hacia algo. Es el proceso cognitivo que nos permite observar una actividad o un estímulo, que pueden ser internos (ej., una sensación o un pensamiento) o externos (ej., información visual o auditiva). A través de la atención, podemos mantener nuestra concentración durante un período de tiempo, enfocarnos en algo específico y seleccionar información relevante entre la irrelevante. Atención, foco y concentración son términos que a menudo se usan indistintamente. Sin embargo, la atención es en realidad lo que estamos observando en un momento determinado; el foco es el punto central de nuestra atención; y la concentración es nuestra capacidad de dirigir nuestro foco y hacer una actividad sin distraernos.

Autoestima: es la evaluación positiva, negativa o neutral sobre nosotros mismos. Se desarrolla a través de nuestras experiencias en la vida, y la influencia de nuestra cultura y nuestros valores. Este concepto no es fijo, y no se puede medir u observar directamente. Las personas con mayor autoestima suelen tener una mejor salud física y mental. Se ha argumentado que la autoestima podría ser un determinante (aquellos que tienen puntos de vista positivos sobre sí mismos son más propensos a realizar actividad física) y una consecuencia de la actividad física (a través de la práctica de la actividad física, uno puede cambiar los puntos de vista positiva o negativamente sobre sí mismos). Los términos y teorías relevantes sobre la autoestima son: la auto-imagen, el auto-concepto, la auto-confianza, la auto-eficacia, la auto-compasión, el sesgo positivo y la ventana de Johari.

Autorregulación: es la regulación consciente de los pensamientos, sentimientos y comportamientos de acuerdo con los estándares de cada uno. La autorregulación es relevante en la psicología del deporte en situaciones como por ejemplo cuando hay que gestionar los pensamientos que aparecen en una carrera de larga distancia sobre abandonarla, o regular los sentimientos al perder, o resistirse a no insultar al árbitro al creer que ha sido injusto. La capacidad de autorregulación disminuye a menudo que nos autorregulamos en situaciones que lo necesiten. La glucosa y el sueño juegan papeles importantes en la autorregulación. Teoría relevante: El modelo de fuerza de la autorregulación de Roy Baumeister et al.

Burnout: Aunque no hay una definición universal del ‘burnout’, este concepto suele referir al desgaste experimentado por un atleta comprometido que no es capaz de satisfacer las exigencias del deporte. El rango de síntomas abarca varias dimensiones, incluyendo: -Afectiva: ej., tener sentimientos de agotamiento emocional, pérdida del disfrute en ese deporte. -Cognitiva: ej., experimentar dificultad de concentración, tener pensamientos de ineptitud e impotencia. -Física: ej., estar fatigado y letárgico. -Comportamiento: ej., faltar a las sesiones de entrenamiento a menudo. No todos los que sufren de ‘burnout’ padecen todos los síntomas, y a veces es difícil distinguir entre un síntoma y una consecuencia del ‘burnout’. Las causas del ‘burnout’ incluyen: una carga excesiva de trabajo, falta de apoyo y falta de reconocimiento. Además de un deterioro del rendimiento, otras consecuencias del ‘burnout’ pueden impactar negativamente en el bienestar del atleta y el equipo. Las palabras clave relacionadas son: entrenamiento excesivo, abandono y estrés. 

Enfoque atencional: es el punto central de tu atención. Los tipos de enfoque varían dependiendo de a qué respuestas o estímulos prestan atención los atletas. Dirección y Amplitud del enfoque atencional:

-Dirección – Interno: Emociones, pensamientos y sensaciones corporales.

-Dirección – Externo: Aspectos del entorno, ej., el viento, los aficionados.

-Amplitud – Reducido: Algo específico, ej., zona de puntería.

-Amplio – Varios aspectos, ej., las posiciones del equipo contrario.

Fluir: es un estado placentero que ocurre cuando la gente se inmersa en una actividad desafiante pero que es capaz de conseguir. Al ‘fluir’ todo el foco de atención se pone en la actividad, se siente control en la situación, la noción del tiempo se distorsiona y hay una pérdida del sentimiento de auto-conciencia. Para que ocurra esta experiencia la actividad tiene que tener una estructura y un objetivo específico, y no puede ser ni muy fácil ni muy difícil. La actividad tambén tiene que mostrar si la persona está logrando el objetivo o no. Esta experiencia fue investigada por vez primera por Mihaly Csikszentmihalyi. En el deporte, fluir es relevante ya que el rendimiento óptimo suele ocurrir cuando los deportistas entran en este estado. 

Formación de equipos: es el proceso de aumentar la efectividad del equipo creando cohesión entre sus miembros. Algunos de los beneficios de las intervenciones de formación de equipos son: claridad y aceptación de roles, mejor comunicación, mayor satisfacción de los atletas, y mejor colaboración. Los enfoques para las intervenciones pueden ser:

-El enfoque basado en valores: para ayudar a identificar valores individuales y compartidos, y cómo pueden ayudar al equipo a establecer objetivos y cohesión.

– Establecimiento de objetivos: los objetivos a largo plazo son identificados por todos, y el progreso es monitoreado.

– Divulgación personal e intercambio mutuo: el fin de este enfoque es compartir puntos de vista personales sobre valores y motivaciones para fomentar la comprensión entre los miembros del equipo.

Fotografía de Roya Ann Miller en Unsplash